Recent News

El mercado inmobiliario: decisiones entre casas usadas y nuevas

El mercado inmobiliario: decisiones entre casas usadas y nuevas

En el actual mercado de bienes raíces, es común que las personas que compran una propiedad por primera vez consideren la opción de adquirir una casa usada para renovar. Según un estudio reciente realizado por StarUp Doorvel, aproximadamente tres de cada diez personas que compran un inmueble por primera vez buscan una vivienda para remodelar. Esta tendencia se debe principalmente a la diferencia de precio entre una vivienda nueva y una usada.

En la actualidad, la edad promedio para adquirir una propiedad oscila entre los 30 y los 40 años, y cerca del 30 por ciento de las personas mayores de 50 años buscan cambiar de casa. Si bien la renta de inmuebles sigue siendo relevante, la venta ha ido en aumento en las zonas con mayor poder adquisitivo, como la Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, Quintana Roo, Baja California y Querétaro, entre otras.

El mercado inmobiliario ha experimentado cambios significativos en los últimos años. Actualmente, alrededor del 60 por ciento de las personas eligen rentar una vivienda, mientras que solo el 40 por ciento opta por la compra. Esto se debe a que la nueva generación, compuesta por jóvenes de entre 20 y 30 años, está más enfocada en buscar empleo, viajar y disfrutar de su tiempo libre.

Sin embargo, a medida que las personas superan los 30 años, hay una creciente necesidad de estabilidad, lo que las lleva a buscar una vivienda permanente. A la hora de elegir entre una vivienda nueva o usada, los potenciales compradores consideran factores como la seguridad en la zona, la construcción segura y la proximidad al lugar de trabajo, incluso si se trabaja en un esquema laboral híbrido.

Además del factor precio, que impacta tanto a corto como a largo plazo debido a los plazos de financiamiento, es importante contrastar los gustos, necesidades y presupuesto antes de comprometerse a comprar una vivienda nueva o usada. Se recomienda comparar aspectos como el costo, las reparaciones y el mantenimiento, la ubicación y el espacio disponible, la seguridad y la legalidad, así como la plusvalía, entre otros.

Las ventajas de comprar una casa usada incluyen un precio relativamente menor y la posibilidad de contar con más espacio para la familia. Sin embargo, las desventajas pueden incluir gastos de remodelación debido al deterioro de la propiedad y un mayor tiempo de remodelación si los daños son graves.

Por otro lado, comprar una casa nueva ofrece la ventaja de no requerir cambios inmediatos, ya que se puede personalizar y ajustar a los gustos y necesidades en términos de materiales y acabados. No obstante, las desventajas incluyen un mayor desembolso de dinero al ser el primer dueño y los gastos adicionales de constructores o desarrolladores, que representan aproximadamente el 1.75 por ciento del precio de venta.

En conclusión, al tomar la decisión de comprar una casa, ya sea nueva o usada, es fundamental considerar las preferencias personales, el estilo de vida y el presupuesto. En el caso de aquellos que planean adquirir un crédito hipotecario, es importante saber que es posible comprar una casa usada a través del Infonavit, siguiendo el mismo procedimiento que para comprar una casa nueva. La única diferencia será que se deberán cumplir ciertas características en la construcción durante la evaluación del avalúo.

Preguntas frecuentes sobre la compra de una casa nueva o usada:

1. ¿Por qué algunas personas optan por comprar una casa usada para renovar?
– Algunas personas consideran esta opción debido a la diferencia de precio entre una vivienda nueva y una usada. Según un estudio reciente, aproximadamente tres de cada diez personas que compran una propiedad por primera vez buscan una vivienda para remodelar.

2. ¿Cuál es la edad promedio para adquirir una propiedad y qué porcentaje de personas mayores de 50 años buscan cambiar de casa?
– La edad promedio para adquirir una propiedad está entre los 30 y los 40 años. Cerca del 30% de las personas mayores de 50 años buscan cambiar de casa.

3. ¿Cuál es la tendencia actual en el mercado inmobiliario respecto a la renta y la venta de viviendas?
– Actualmente, alrededor del 60% de las personas eligen rentar una vivienda, mientras que solo el 40% opta por la compra. Esto se debe a que la nueva generación está más enfocada en buscar empleo, viajar y disfrutar de su tiempo libre.

4. ¿Qué factores consideran los potenciales compradores al elegir entre una vivienda nueva o usada?
– Los potenciales compradores consideran factores como la seguridad en la zona, la construcción segura, la proximidad al lugar de trabajo y otros factores como el costo, las reparaciones y el mantenimiento, la ubicación y el espacio disponible, la legalidad y la plusvalía.

5. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de comprar una casa usada?
– Las ventajas de comprar una casa usada incluyen un precio relativamente menor y la posibilidad de contar con más espacio para la familia. Sin embargo, las desventajas pueden incluir gastos de remodelación debido al deterioro de la propiedad y un mayor tiempo de remodelación si los daños son graves.

6. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de comprar una casa nueva?
– Comprar una casa nueva ofrece la ventaja de no requerir cambios inmediatos, ya que se puede personalizar y ajustar a los gustos y necesidades en términos de materiales y acabados. Sin embargo, las desventajas incluyen un mayor desembolso de dinero al ser el primer dueño y los gastos adicionales de constructores o desarrolladores.

7. ¿Qué se debe tener en cuenta al comprar una casa nueva o usada?
– Es importante considerar las preferencias personales, el estilo de vida y el presupuesto antes de comprometerse a comprar una vivienda nueva o usada. También se recomienda comparar aspectos como el costo, las reparaciones y el mantenimiento, la ubicación y el espacio disponible, la seguridad y la legalidad, así como la plusvalía.

Para obtener más información sobre el mercado inmobiliario en México, puedes visitar el sitio web de Infonavit, que ofrece créditos hipotecarios para la compra de viviendas.